Dueños de caballos de Hato Mayor y San Pedro azotados por bandas de cuatreros

Actualidad 08 de mayo de 2021 Por Beltran Nicolas Ortiz Rivera
edv0762_16341554_20210507165422

Propietarios de caballos en las provincias Hato Mayor y San Pedro de Macorís, denunciaron que desde hace varios meses son víctimas del accionar de bandas de cuatreros en esas zonas que les roban sus animales, los sacrifican y cargan con la carne de estos para presuntamente comercializarla como si se tratara de carne de res.

Presumen que se trata de grupos de personas armadas y que disponen de vehículos con capacidad para desplazarse en lugares de difícil acceso en los que llegan a los potreros en horas de la noche, reúnen a varios caballos, los matan y descuartizan, solo dejando en el lugar donde cometen el hecho sus vísceras, huesos y cabezas.

Entre los casos más conocidos del robo de los más de 70 ejemplares que se estiman han ocurrido en lo que va de año están las matanzas de cuatro caballos, ocurrida en el Batey La Siria, municipio Quisqueya de San Pedro de Macorís el día dos del mes en curso y otra de 11 a finales de marzo pasado en el Batey Las Pajas en Hato Mayor.

 
 
En el caso de La Siria fue muerta una yegua recién parida y una potranca, lo que ha consternado a caballistas de todo el país y ha avivado el reclamo de estos a las autoridades para que enfrenten el problema que dicen se está dando a nivel nacional.

 
 Regístrate para vivir una experiencia personalizada de consumo de contenidos.
Registrarse en MiDL
 
Javier Alcántara, quien ha sido víctima del robo de uno de sus caballos, dice que han acudido en reiteradas ocasiones a las autoridades, donde han denunciado la situación, pero hasta el momento no han obtenido respuesta, lo que los mantiene preocupados y con miedo.

“Yo mismo tengo dos caballos y tuve que traérmelos para la casa y estar cortándole hierba, porque no los puedo tener en los potreros, porque ellos van y los sacan y los matan, y no hay forma de que uno en un potrero los tenga seguros”, dice Javier, quien es parte de grupos de caballistas de la zona Este, al lamentar que ellos mismos pudieran estar consumiendo esa carne sin saberlo.

Asegura que además de caballos que pertenecen a personas humildes que los utilizan hasta como medio de transporte, también han sido sustraídos muchos que son dedicados a deportes y actividades ecuestres en cuya crianza y cuidado sus propietarios invierten altas sumas de dinero.

Sospecha que en el delito están involucradas personas de la comunidad porque actúan con mucho conocimiento de las entradas y salidas de los lugares en que atacan y se garantizan no ser vistos, señala Alcántara, quien tampoco descarta que puedan tener alguna impunidad por la libertad y frecuencia con que se mueven.

Beltran Nicolas Ortiz Rivera

Director Periodico

Te puede interesar