Presidente Abinader da bienvenida a 2,600 nuevos dominicanos

Actualidad 18 de septiembre de 2021 Por EL DIA
abinadererere-e1632008001500

Nueva York.- El presidente Luis Abinader encabezó la juramentación de 2,600 hijos de dominicanos nacidos en Estados Unidos y que adquirieron la nacionalidad.

En acto masivo, celebrado en The Armory ubicado en el Alto Manhattan, el jefe de Estado dijo: «hoy es un día especial, de esos que quedarán reseñados en la historia de nuestro país. Y no podía ser para menos».

El presidente Abinader sostuvo que el Gobierno se ha empeñado en reconocer el derecho a los miles de descendientes de dominicanos y dominicanas que nacieron fuera de la República Dominicana para certificar su pertenencia al país que tanto amamos.

Al hablar en el acto, el mandatario detalló la satisfacción de ser dominicano.

«Ser dominicano es sentir en el corazón los colores de nuestra bandera; es vibrar a ritmo de Merengue y tirar unos pasitos bailando Bachata», indicó.

Agregó que «ser dominicano es tener un profundo sentimiento de pertenencia a una comunidad que ama tanto a su tierra y se sacrifica por su gente».

Valoró como positivas las acciones adoptadas por el Consuado Dominicano en Nueva York para que cifra récord de hijos de dominicanos solicitaron la nacionalidad.

«Hoy les doy la más cordial bienvenida a su casa, a su familia que es la de toda la comunidad dominicana en el mundo», dijo el jefe de Estado.

Compromiso

Durante el acto, el mandatario se comprometió a seguir fomentando las buenas relaciones entre generaciones de dominicanos y dominicanas en el exterior, «a que el Estado vele por ustedes siempre y en todo lugar, porque somos la misma sangre: la de un país que lucha, que trabaja y que se esfuerza».

«Sigan adelante, siéntanse orgullosos de su país, y sepan que ustedes siempre han sido, son y seguirán siendo dominicanos de pleno derecho», precisó.

El juramento a los hijos de dominicanos que adquirieron la nacionalidad fue tomado por Eligio Jáquez, cónsul en NYC.
Resaltó que se daba la bienvenida formal como parte de la gran familia dominicana a «decenas de compatriotas nacidos, por distintas circunstancias, en los Estados Unidos».

Explicó que no se equivocaba al decir que daba la “bienvenida formal”, ya que a los hijos de la casa materna nadie tiene que abrirles las puertas para que puedan entrar a su propia casa y sentirse en familia».

Te puede interesar