EL DIARIO NAGUA EL DIARIO NAGUA

960x90

Último momento

Los tres problemas científicos sin solución en España

El sistema científico español no solo padece una financiación inferior a la media europea, sino que está ahogado por errores de concepto, así como por la ineficacia y desconfianza del Estado

NAGUA ONLINE TV 01/07/2020 Beltran Nicolas Ortiz Rivera Beltran Nicolas Ortiz Rivera
WAPT2AZMZNEFNNJISJDY2SH2LY

Primer problema: ¿para qué sirve la ciencia? La ciencia persigue la búsqueda del conocimiento como objetivo definitorio y vital del ser humano. Y para ello fomenta el pensamiento crítico y el saber como medios para que la sociedad avance en valores como justicia, respeto por todos los habitantes del planeta, presentes y futuros, y también por el medio natural en el que vivimos. Sin embargo, en España durante los últimos años si se hablaba de invertir en ciencia se enfatizaba principalmente la “transferencia tecnológica” y la “cooperación público-privada”, una restringida concepción de ciencia aplicada y mercantilista que quedó incluso más clara en las últimas elecciones. Obviamente es indiscutible la necesidad de realizar este tipo de inversiones en ciencia aplicada que reportan un beneficio económico a corto plazo, pero no se nos puede olvidar que la ciencia básica precede a la aplicada, adelantándose en ocasiones decenas o centenares de años. Sin la ciencia básica nunca existiría la ciencia aplicada.

 
De hecho, la mayor parte de la tecnología que forma parte de nuestra vida surgió de otras necesidades en absoluto relacionadas con el uso que le damos ahora. Por ejemplo, los astrónomos desarrollaron durante lustros un tipo de detector de luz llamado CCD con el objetivo de obtener mejores imágenes del cosmos. Esos detectores hoy en día forman parte de nuestros teléfonos móviles. Yendo más allá, nunca se podría haber desarrollado el CCD sin haber investigado, hace 200 años, la manera de obtener silicio puro y sus propiedades como semiconductor. ¿A quién le importaba el silicio y sus electrones en el siglo XIX? Pues hoy el silicio es esencial en nuestra vida, mueve millones de euros y proporciona millones de puestos de trabajo.

En definitiva, dado que la ciencia se basa en la superación del error y la búsqueda de certezas, el éxito suele tardar en alcanzarse, por lo que la mercantilización de la ciencia lleva irremediablemente a su denigración. Una visión cortoplacista y restringida a la investigación aplicada como medio para conseguir dinero rápido atenta directamente contra los pilares filosóficos de la ciencia, que debe ser vista más como inversión en nietos, bisnietos y tataranietos que quizás nunca conozcamos, pero a los que podemos ayudar a conseguir una vida mejor y más rica en conocimiento.

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter

Suscríbete y estarás informado