EL DIARIO NAGUA EL DIARIO NAGUA

960x90

Este truco casero promete mejorar la señal Wi-Fi de tu casa de forma fácil

Actualidad 04/07/2022 Medio Externo
Ver-contraseas-WiFi-en-Android

Dónde colocar el router Wi-Fi en casa es algo tan importante que incluso lo ha estudiado la ciencia, y es que a estas alturas cualquiera que haya usado un PC moderno o un smartphone ha tenido en algún momento problemas de cobertura o de señal con sus redes de comunicaciones, siendo la conectividad Wi-Fi la más utilizada en la práctica totalidad de los hogares.

Quizás por ello, la mismísima Google nos ofreció hace un tiempo los 5 consejos más inteligentes para mejorar la señal Wi-Fi en casa y ayudarnos a optimizar su funcionamiento sin necesidad de morir en el intento, y es que para la propia compañía de Mountain View el acceso a una red Wi-Fi de calidad es tan importante como disponer de electricidad o agua en nuestros hogares.

Cómo mejorar la red Wi-Fi
Si tu Wi-Fi no va del todo bien, puedes construirte esta antena DIY a coste cero e intentar arreglarlo.

Sea como fuere, muchos de los consejos de la mayoría de expertos pasan por costosas redes de tipo mesh con varios puntos de acceso inteligentes e interconectados, o también por comprarnos e instalar equipamiento extensor de señal, por lo que ahora vamos a sorprenderos con este refrescante consejo para que podáis intentar mejorar la red Wi-Fi de vuestras casas sin gastaros un sólo euro, reciclando un producto muy económico y que (casi) todos tenemos a mano en la nevera, ayudando de paso a reducir nuestra de carbono y la basura electrónica.

¡Si es que este truco lo tiene todo, así que vamos a conocer sin más preámbulos cómo construir nuestra antena Wi-Fi do it yourself con una simple lata de refrescos!
5 consejos de la mismísima Google que tienes que probar para mejorar el Wi-Fi de tu casa
LEE TAMBIÉN

5 consejos de la mismísima Google que tienes que probar para mejorar el Wi-Fi de tu casa
PUBLICADO HACE UN AÑO

Lo cierto es que a muchos os parecerá una locura lo que nos proponían desde PC Steps, pero es pura física que una lata cualquiera de refrescos pueda ayudarnos a mejorar la cobertura de nuestra red Wi-Fi, que obviamente funciona utilizando portadoras con tramas de datos codificadas sobre ondas electromagnéticas que se propagan por el aire.

Dicho esto, algunos ya habréis empezado a entenderlo, pero el principio es el mismo que nos dice que nuestro móvil va a quedarse casi sin cobertura dentro de un ascensor, y es que precisamente las ondas electromagnéticas no se llevan demasiado bien con ciertos metales a la hora de propagarse, tendiendo a reflejarse y a cambiar de dirección en su lugar. Esto es precisamente lo que queremos aprovechar...

Así pues, obviamente, no esperéis calidades de 1 gigabit por segundo ni mejoras irrealizables con este truco, sino tan sólo un aumento de cobertura y de la calidad de señal de nuestra red en las zonas más alejadas del router, que suele contar con una o varias antenas omnidireccionales que propagan las ondas electromagnéticas en todas las direcciones.

La idea, pues, es construir una antena más direccional que podremos colocar sobre el router reflejando las señales hacia la zona que nos interese, mejorando así la cobertura para los equipos más alejados o en las habitaciones con más obstáculos entre el router y los dispositivos conectados.

Así debería quedar, más o menos, tu antena Wi-Fi casera hecha con una lata cualquiera
No es que sea muy complejo que digamos, pero este es el diagrama para que podáis cortar y doblar vuestra lata de bebidas favorita de forma conveniente:

Cómo construir una antena Wi-Fi direccional en minutos
Lo cierto es que la práctica totalidad de las latas de refrescos están hechas de aluminio, y este material es extremadamente reflectante para las ondas electromagnéticas, así que bastará que cojáis vuestra lata de refresco o cervezas favorita y, primero que nada, la disfrutéis para hidrataros.

Una vez bebido el contenido, trabajaremos con el continente para cortar y quitar la parte inferior de la lata, lavarla cuidadosamente con agua y terminar de recortar el metal siguiendo el patrón mostrado anteriormente.

La idea es hacer un corte vertical que nos permita extender el aluminio con el fin de doblarlo creando una parábola, teniendo que recortar también aunque no del todo la parte que une los bordes con la tapa superior de la propia lata.

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter

Suscríbete y estarás informado